Estás en: Cuentos · Futuro · Enamoramiento cibernético

Enamoramiento cibernético

de Milena de Bilbao, Noelia Espantoso, Lucía Campos y Florencia Bonaventura.

Trabajo realizado en el marco del proyecto La escuela del futuro. Profesoras Marisa Conde (informática), y Soledad Marchese (lengua).

Obtener archivo MP3::Obtener archivo OGG

En la escuela Twistler, en el norte Asiático, sucedió algo inesperado con una alumna.

Todo empezó en una escuela de informática cuando la profesora pidió que buscaran información de cómo era y como estaba constituida la Internet. Esa nota definía si el alumno aprobaba o no la materia.

Yamila, una alumna, necesitaba un diez para aprobar la materia. Tenía que hacer un buen trabajo, y no se le ocurrió mejor idea que meterse en una computadora para investigar mejor y tener un conocimiento presenciado de las conexiones.

Le pidió ayuda a una amiga suya, Natalia. Ella era una chica muy inteligente en tecnología ya que sus padres trabajan con aparatos de todo tipo, desde cohetes espaciales hasta computadoras. El objetivo de Yamila era meterse en la computadora, investigar un poco y luego salir.

A las 4:30 PM Yamila había conseguido sacar a la profesora de informática del aula diciéndole que un curso se había quedado encerrado en un aula. Ya habían calculado la hora. Tenían veinte minutos para conectar todos los cables, para que Yamila entrara en la computadora, investigara y saliera ya que en 1:50 estaba por tocar el timbre del recreo. Natalia había instalado todo y estaba reduciendo a Yamila a un tamaño penetrable en la disquetera ubicada en la PC. Esto lo realizo con un láser de ultra-potencia.

Yamila muy cuidadosamente entró a la disquetera, rápidamente viajó por los cables y finalmente llegó a la pantalla del monitor donde Natalia la podía ver. Pero un problema estaba por surgir.

Yamila sin querer atravesó la puerta donde decía: "acceso a Internet" y entró a la red.

Esa fue una equivocación enorme, ya que la red era tan grande que sería complicado que Natalia encontrara a su amiga.

Tiempo después la profesora entró al aula y le preguntó a Natalia qué hacía sola en el aula. Ella contestó que estaba buscando información para un trabajo práctico de Geografía.

Tuvo que mentirle, ya que si bien la profesora sabía sobre computación, ella era la única persona capacitada para sacar a Yamila de la red, y si intervenía otra persona quizás se hacia más lío del que ya había.

Natalia regresó al colegio durante la noche. Aprovechó a entrar con el turno nocturno. Subió hasta el tercer nivel por las escaleras mecánicas, dobló a la derecha y rogó que la profesora su hubiera olvidado de cerrar la puerta, que no sería sorprendente, debido a que la mañana había estado algo alborotada por algunos actos. La puerta estaba abierta.

Natalia entró con las cosas que requería para realizar la operación.

Pero después de llevar dos horas buscando a su amiga en la red, al encontrarla se llevó una sorpresa. Yamila tenía novio.

Ella había conocido un chico de su edad en las mismas circunstancias que ella, excepto que él había ingresado a la computadora y luego a la red porque estaba en un colegio plurilingüe y pupilo donde lo trataban mal. De éste no podía salir y su única salida fue la red, pero al tratar Natalia de sacar a Yamila de la computadora, ésta se negó.

Natalia preguntó sorprendida a su amiga por que no quería salir de la computadora y ésta contestó que se había enamorado del chico y que si salían nunca más lo iba a ver, ya que a éste lo estaba buscando la policía y no había forma de esconderse. En cambio, nadie podía pensar que estaría en la Internet.

La decisión de Yamila fue a quedarse en la computadora con su novio.

Natalia tuvo que aceptar que Yamila había cambiado de una vida común a una virtual, pero nunca perdió las esperanzas de que su amiga fuera a volver.

Este cuento se encuentra protegido por los términos de la licencia Creative Commons Argentina CC-BY-NC-SA